Menú

Menú

Un Café con Anamareto – Viajando en bici por Colombia

Compártelo si te gusto

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Más para ver

Fríamente Calculado y que la virgen me lo acompañe

Detrás de unas gafas de aumento, esas “culo de botella” la señora Rosalba mostró su preocupación por mi, se despidió mientras se mordía con los dientes de arriba el labio inferior de su boca y con una voz medio gangosa me dijo: ¡Que la virgen me lo acompañe! A veces es mejor no preguntar lo que se sabe, es una terquedad innecesaria y hasta tonta, de querer disimular el miedo.